Fin

Muchas gracias por habernos leído durante estos años, incluso cuando los posteos se hicieron esporádicos y solo quedó una escritora de las 3 iniciales. De todas formas, gracias. Totales.

Vecinos

El festival Stgo. a Mil tiene entre sus obras a una peruana, “Proyecto 1980-2000: El país que heredé“, que cuenta la historia reciente de Perú con 5 actores que estuvieron indirectamente involucrados en lo que pasó y cómo eso los marcó. Hay historias desgarradoras y otras casi graciosas, pero el final es el mismo pues todos son un producto de su país, de su historia y está en ellos vivir y construir el futuro.

Entre las cosas que más me llamó la atención está el cuánto sabemos del país vecino. Aparte de que Fujimori estuvo en Chile y que estamos bombardeados por la prensa con el fallo de un juicio que a todas luces parece adverso a nosotros, ¿qué más sabemos de Perú? ¿Qué sabemos de historia peruana? Parece que no es mucho. Y es raro porque estamos hablando del vecino, ése que vive al lado, pero tal como nos sucede en la vida, no tenemos idea de quién vive al lado. ¡Ni yo sé quiénes son mis vecinos!

En esta época de horrenda apatía, no extraña entonces que no sepamos nada sobre el vecino porque ni siquiera sabemos a quién tenemos a nuestro lado. No sabemos todo lo que pasó con Sendero Luminoso y la guerra hacia el estado peruano. No tenemos idea de cómo Fujimori respondió a eso, en parte porque los medios no difundían la información, y en parte porque había otros asuntos acá que atender. No supimos de la Masacre de La Cantuta. Con suerte nos enteramos de lo de Vladimiro Montecinos pero no fuimos más allá en las repercusiones que ello tuvo. El vecino parece no haber tenido problemas de ningún tipo.

Lo que le pasa a ese vecino es también lo que nos pasa a nosotros con nuestros vecinos. Hay una desconfianza y un rechazo inmediato hacia el vecino, sin necesidad de intercambiar palabras: ahí viene el vecino; haré como que estoy ocupada, así no me habla. O mi favorita: ahí va el vecino; tomaré el ascensor que viene.

Hay movimientos sociales que han logrado sacar de la apatía a muchos pero aún falta ponernos a trabajar en pos de eso que estamos exigiendo. La pregunta ya fue hecha y los problemas ya están planteados; ahora queda recoger eso y trabajar, en conjunto, con los vecinos. Integrar, no desintegrar, tal como lo plantean algunos que lo hagamos con el vecino del norte. Lo queramos o no, vivimos al lado; somos vecinos.

Lucero y su poco brillo

Después de escuchar a harta gente hablar de lo de Lucero y su amor por la caza, me queda claro que para muchos los animales no tienen derechos. Algunos dicen que Lucero tiene derecho a cazar animales porque la caza es legal y dentro de la libertad de expresión, ella puede expresar su amor por la caza libremente y a los que no nos gusta, qué pena. Otros dicen que Lucero tiene una postura ética que es válida y si esa postura es cazar animales, bien, sobre todo porque no vulnera los derechos de nadie, como sí sucede cuando alguien se ríe de los homosexuales o hace comentarios racistas.

Creo que la última vez que le puse atención a la mexicana, se llamaba Lucerito aún y se rumoreaba un romance con Camiroaga, pero al ver las fotos que salieron en todos los medios, no pude evitar sentir un profundo desprecio por ella pues siempre he defendido a los animales y soy una de esas orates que cree que los animales tienen derechos y que se considera un animal. Al fin y al cabo somos todos animales, ¿no?

No comparto eso de las posturas éticas, libertad de expresión y derechos pues aquí claramente se vulneran los derechos de los animales, igual como pasa con los circos, rodeo, etc. Para mí es la misma vaina: abusar de quien es considerado inferior* por diversión es un acto de cobardía supremo.

Lucero, ya no brillas como antes…

______________________________________

* Creo que considerarse superior a los animales ya es bastante nazi

Suena raro

¿Se ha fijado Sr. Lector que hay mucha propaganda con canciones en inglés hoy en día? Se nos ha hecho una costumbre ponerle un tema que suene chori a la propaganda, pero cuando se le pone atención o se le conoce de antes, ¿no le pasa que usted como que no entiende por qué eligieron esa canción para ese comercial? A mí me pasa siempre.

El otro día, viendo un comercial de Entel, me di cuenta que tenían de fondo “The Power of Love” de Huey Lewis, clásico ochentero usado en Volver al Futuro. En sí la canción es pegajosa, sin duda alguna, pero la letra no tiene mucho que ver con el mensaje de Entel. Resulta que se trata del poder del amor, que uno no necesita nada en este mundo como el dinero o la fama para poder sentir el amor… Mientras Entel le dice que compre sus bolsas de mensajes y demás productos para ser feliz; en ningún lado mencionan el poder del amor, ya que mientras más “likes” tiene, más feliz es, y esos “likes” se los da la compra de internet y equipos.

Aún más raro es el de BBVA, ése que usa a INXS y su “Need You Tonight“. La rareza está en que la canción es bien de baile en caño y no tan de más plata para compras, viajar, etc., lo cual puede seducir a mucha gente, por qué no, pero no de la misma forma en la que Michael Hutchence susurra que una es de su tipo… No sé si seré yo, pero que el banco me preste plata no me produce lo mismo que Michael diciéndome que me necesita esta noche.

Está claro que inglés se ha tomado muchos espacios en nuestra vida, pero creo que más allá de lo chori que puede sonar algo en ese idioma, sería bueno dejar el arribismo de lado, porque es bien raro ver o escuchar un comercial sobre un producto determinado y que de fondo suene una canción que no hable de eso y/o entregue otro mensaje. Es como el comercial de Jumbo, con una canción de amor de fondo que no tiene mucho que ver con la marca que promociona…

En fin, suena raro.

Carta de un profesor al Presidente de Chile

http://elchileno.cl/world/nacional/768-carta-de-un-profesor-al-presidente-de-chile.html

Exito

Una amiga me dijo el otro día que cuando alguien se despedía de ella y le decía “éxito”, ella se emputecía. Dado que la palabra éxito tiene 2 acepciones relacionadas con negocios (plata) y 1 con ser aceptado socialmente, y que hoy en día la gente asocia esta palabra con todo lo bueno que le puede pasar a una persona, mi amiga asume que la persona que le desea éxito cree que ella no es exitosa, y ella no lo considera así.

¿Qué es ser exitoso en Chile? Hace unas semanas le pregunté a un pequeño grupo de alumnas e hicieron una lista con las características que uno tenía que tener para ser considerado exitoso/a. Entre ellas estaban:

  • Tener una propiedad (el sueño de la casa propia)
  • Tener un auto
  • Tener una profesión que le dé un sueldo de 7 cifras
  • Formar una familia (ojalá dentro del matrimonio)
  • Tener un título universitario y ojalá un magister
  • Ser independiente en términos económicos
  • Poder pagarse viajes

En fin, la lista era un poco más larga pero eso era lo más relevante. Viéndolo así, el éxito se mide en tener, en poder adquisitivo, en dinero. Mi amiga es profesora, lo cual ya hace que peligre su estadía en la lista, a pesar de haberse comprado un departamento y tener un título universitario. Yo creo que ella sí es exitosa, pero no por esa lista, sino porque estudió lo que quizo y trabaja en lo que estudió, y, por sobre todas las cosas, le gusta lo que hace. Para mí, ella es exitosa.

Si uno prende la tele o escucha la radio, o ve la publicidad en las calles y medios como diarios y revistas, verá que la publicidad exitista de hoy deja a más de la mitad de los chilenos fuera, partiendo por el color de piel, pelo y ojos de quienes son considerados exitosos. El modelo económico del momento nos convence de tener necesidades que él mismo puede satisfacer y así nos compramos smartphones y tablets que la gente exitosa de la pantalla usa; aprendemos inglés y lo incorporamos a nuestra vida diaria porque es un símbolo de la senda del éxito por el que vamos; nos vamos de vacaciones a lugares paradisíacos en donde no aprendemos nada de cultura, pero qué importa si las vacaciones son para disfrutar y sacar pica con las foto en Facebook, Instragram y cuanta red social hay; parrandeamos aunque en ello se nos vaya el sueldo y la energía, pero todo sea por mantenernos en la cresta de la ola. En fin, es una larga lista de cosas exitosas que hace la gente exitosa y que Ud. también puede hacer si quiere entrar al círculo del éxito.

Qué pelotudez más grande… Joan Manuel Serrat lo decía hace más de 30 años, pero parece que el mensaje no llega al receptor. ¿Qué tanto con éxito? Pienso en ello y lo primero que se viene a mi cabeza es “eeeeexitoooo“; lo segundo es Exito.

Mañana casi que no trabajo. Casi no tendré plata y seré, como siempre, nadie, pero qué alegría levantarse relativamente tarde, tomar desayuno con calma, ir a la feria y almorzar en casa comida hecha en casa. Y respirar. Me encanta…

La sociedad de la basura

En estos momentos los recolectores de basura de varias regiones (incluyendo ésta) están en un paro indefinido por mejoras salariales. Llevan dos días y el gobierno ya quiere hacerle honor al lema del escudo y abrir los vertederos por la fuerza.

Ayer escuché a un experto* decir que la gente debería tener una mayor consideración con la cantidad de basura que produce a diario y empezar a reciclar parte de ella. Ayer, 29 de julio de 2013. Y yo empecé a convencer a mi familia que debíamos reciclar hace muchos años atrás, cosa que logré después de 10 años de lavado sistemático de cerebro.

¿Es necesario tener un paro de recolectores de basura en pleno siglo XXI para que la gente como usted y como yo, el ciudadano de a pie, empiece a reciclar? Por un lado tenemos la tragedia que significa este paro, pero no consideramos que nadie quiere recoger basura como modo de generarse un sueldo. Nadie. Y las condiciones en que lo hacen los recolectores son pésimas: muchos no tienen duchas ni lavaderos que traten de forma efectiva sus uniformes para prevenir el contagio de infecciones ni tampoco ganan lo suficiente como para que no piensen que tienen un trabajo de mierda.

Por otro lado, la cantidad de basura que producimos al día es gigante y sin una política pública de reciclaje y manejo de los residuos, es imposible que no nos terminemos ahogando en nuestros propios desperdicios. A diario veo como la gente usa el plástico como si no hubiese un mañana, y todo en esta sociedad parece ser desechable. Se echó a perder, cómprate otro. Y cómprate el más barato porque no va a durar nada. Sea lo que sea, va a terminar en la basura.

Muchas veces me miran con cara de sorpresa en los supermercados cuando llevo mis propias bolsas y pido que echen todo ahí no más. Al parecer hay gente que no puede poner en una misma bolsa un paquete de arroz, uno de fideos y un kilo de azúcar.

¿Cuándo vamos a tomar en serio el tema de la basura? Si bien hay muchos lugares donde no hay contenedores especializados para echar cartones, papeles, latas, botellas plásticas y vidrio, en los lugares donde hay, he visto cómo algunos ponen cosas que no corresponden o simplemente botan basura orgánica. ¿Qué tanto cuesta enguajar el envase y dejarlo aparte para llevarlo al contenedor que está cerca del metro o en el supermercado, cuando se tienen cerca? Vivo en un departamento de 32m2 y, aunque parece imposible, tengo un espacio donde voy acumulando cartones, papeles, botellas de plástico y vidrio, y latas, y como vivo a un paso de Providencia, voy de vez en cuando a dejar esos residuos a los contenedores de la estación Santa Isabel o aprovecho de llevarlos a otros lugares donde sé que hay (estación Bellavista de la Florida). Sí, da lata andar cargando cartones, pero no lo hago todos los días y ciertamente no es mi trabajo; además, no cuesta tanto en cuanto a tiempo y energía y es gratis.

No sé qué irá a pasar con el paro. De verdad espero que los recolectores sean tomados en cuenta y les suban el sueldo y garanticen su seguridad en el trabajo. Por último, espero que la gente piense un par de segundos más antes de botar todo a la basura y empiece a reciclar. Para bien o para mal, hay un mañana.

*la palabra experto se usa para todo en este país, como los expertos del transantiago…

Previous Older Entries