Ministerio del Medio Ambiente en Chile: la pasividad hecha cargo público

Desde hace muy poco tiempo (demasiado poco quizás) tenemos en Chile un Ministerio del Medio Ambiente, que si bien sonaba bonito cuando empezó, ha dejado mucho que desear en su breve existencia debido a la pasividad con la que ha enfrentado los diversos conflictos generados por decisiones cortoplacistas como la aprobación de la Mina Invierno en Isla Riesco. Y por “pasividad” no me refiero a que no entren en polémicas y se mantengan fuera de ellas, sino que en definitiva no participan del asunto. Así de simple.

Cuando la COREMA de la IV Región aprobó Barrancones, la ministra Benítez dijo que el proyecto cumplía con la normativa vigente; días más tarde el mismo presidente abortó el proyecto porque claramente era dañino para el ecosistema del lugar (y porque había una promesa de campaña y una imagen que cuidar). Si bien nuestra normativa ambiental es un chiste, un ministro que tiene esa reacción con un proyecto que contaba con un rechazo bastante grande y muchas dudas sobre su real impacto ambiental, me parece que es un ministro pasivo, al que le suceden las cosas y qué lastima. El ministerio observa desde la vereda opuesta.

Esa misma sensación me queda ahora con la reacción que la Sra. Benítez tuvo con respecto de la aprobación del megaproyecto minero en Isla Riesco. Esta vez la COREMA de la XII Región votó unánimemente a favor de la extracción de carbón en mina a tajo abierto en la isla, lugar que cuenta con reservas naturales de bosque nativo, humedales, especies protegidas por la ley, etc. Ante semejante panorama uno se espera una reacción enérgica de la ministra, por último por la pose, pero nada; ahí está la Sra. Benítez con la calma de siempre diciendo que lo que corresponde ahora es fiscalizar porque nuevamente el proyecto cumple todas las regulaciones. Otra vez el ministerio ve como suceden las cosas en vez de tomar parte activa de ellas.

Todos comprendemos que la plata hace moverse al mundo (pregúntele a Liza) y más si está relacionada con los grupos que la concentran en este país como Angelini y Von Appen, lo dueños de la Mina Invierno, pero ante ese tipo de abuso la ciudadanía ya no responde como antes y no nos creemos todo lo que los políticos nos dicen. Queremos una institucionalidad ambiental, pero una de verdad, no como la que tenemos ahora; queremos un ministerio con ganas de trabajar por la protección de nuestros ecosistemas y queremos que lo haga de forma enérgica, comprometida con lo que hace, no como lo que tenemos hoy y esa pasividad enervante de la ministra Benítez.

Si CONAMA y COREMA fallan, el Ministerio del Medio Ambiente no puede hacerlo, porque entonces nos quedamos sin ninguna institución que nos garantice a los chilenos que los proyectos que aprueban van a seguir las regulaciones que tenemos hoy y no nos causarán daño como ya lo han hecho. Necesitamos un ministerio activo y comprometido con nosotros, no con los intereses de los grupo que concentran la plata en nuestro país. No más pasividad. Necesitamos acción y la necesitamos ahora.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: