Leo, Pienso, Aprendo… y Compro

Durante los 12 años de educación obligatoria que tuve en el colegio privado al cual asistí, usé libros de 2 o 3 editoriales, siendo Santillana la más importante. En esos libros (que tenían nombres menos motivados que la editorial Andrés Bello) estaba todo el material que ocuparíamos durante el año, y si no hubiese sido por la feria de las pulgas que organizábamos en el colegio, mis papás habrían tenido que desembolsar aún más plata en mi educación.

Hoy esos libros se siguen usando en colegios privados y cuestan más de lo que costaban antes (como todo en la vida) pero ya no son iguales, pues con lo de la reforma (que yo no tuve) cambió la forma de enseñar los contenidos y parece que el cambio fue tanto que hoy en día los libros Santillana incluyen publicidad como parte de lo que enseñan ya que el ministerio requiere el uso de “textos auténticos y de circulación social”.*

Cuando leí esta noticia, pensé que era como los textos españoles de enseñanza de E/LE (Español como lengua extranjera) donde hay publicidad para ciertos ejercicios (comparativos, superlativos y vocabulario) pero que dan un poco lo mismo fuera de España pues la publicidad tiene sentido en su contexto, y fuera de él, queda como una marca cualquiera que no es necesariamente conocida ni influencia al alumno de ninguna manera, sobretodo porque el público objetivo es mayor que un escolar de 7 años.

Ahora, el problema que hay con los textos acá es que son textos escolares destinados a niños y con marcas que vemos a diario en la tele, paraderos de micro, metro, etc., y que en el fondo influencian a los niños con los mensajes que tienen. Por ejemplo, la publicidad de Claro incentiva a la adquisición y uso temprano de un celular; y no de un celular cualquiera, sino de uno en específico.

Y no es que la compra y uso de celulares sea un delito ni nada, pero es grave el punto al que ha llegado la mercantilización de la educación, anteponiendo plata a enseñanza y aprendizaje.

Otro ejemplo es el de Ades, que es una marca de jugos transgénicos hechos en Argentina y muy populares acá. Otra vez, el problema no es tomar tal o cual jugo, sino incentivar a tomar uno solo y más encima sin hacerle saber a los consumidores que es transgénico ni los posibles riesgos asociados a ello (¿Los hay? ¿Sabremos realmente algo en un país que NO tiene legislación al respecto ni mucho menos investigaciones serias sobre el tema?)

Usar la publicidad como un recurso en la enseñanza puede ser beneficioso, sobretodo estando en un contexto donde los niños pueden comprender como funciona todo, pero para ello deberían existir marcas ficticias que no tengan influencia en las preferencias de los niños ni sus familias. Es más, esa publicidad debería ser usada de modo tal que no tenga mayor efecto que el de ayudar a los niños en el aprendizaje, dejando de lado el incentivo a comprar y consumir determinados productos.

Me imagino que ud., Sr. Lector, se hace la misma pregunta que yo: ¿quiénes son los expertos que están en el ministerio de educación? ¿Serán los mismos que asesoran en lo del Transantiago y que se ganan lucas extra en el MINEDUC? ¿O son los que asesoran en material ambiental? Sean los que sean, estamos mal.

 

*Santillana dice que no recibe plata por la publicidad, pero eso ya es harina de otro costal.

 

 

____________________________________

Nunca me gustó esta banda, pero debo reconocer que la letra de esta canción, que fue tan cierta en un momento dado de nuestra historía, lo sigue siendo hoy… por desgracia.

Los Prisioneros, “El Baile de los que Sobran”

Advertisements

2 Comments (+add yours?)

  1. patriciomaldon
    Apr 05, 2011 @ 13:26:39

    mis ojos no dan crédito a lo que leen…
    en los libros de estudio de basica y media hay PUBLICIDAD?…
    no creo que eso hayas querido escribir , o sí?
    tengo dos cabros chicos preescolares que aún no aprenden a leer pero identifican claramente los llamados “simbolos” patrios….
    será por esto que el gobierno coloca como prerequisito para acceder a los beneficios sociales la asistencia obligatoria a clases?
    claro! , la educación es un ingrediente esencial para apuntalar , aún desde la mas tierna infancia , el sistema de consumo..

    Reply

  2. mashgula
    Apr 05, 2011 @ 14:56:42

    Sí, es publicidad tal como sale en la página de El Mostrador cuyo artículo tiene fotos de los libros y la publicidad de Claro, Ades y Watt’s.
    Es como para no creerlo, realmente.

    Ojalá a tus hijos les pidan libros de otras editoriales, o en el mejor de los casos, no tengan publicidad indeseada cuando ya estén en el colegio.

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: