Se Busca: Internet

Una de las cosas que no debe faltar en una casa, aparte de las galletas de quínoa y el Matzá, es internet. Bendito internet. Maldito internet.

Hoy en Chile, si uno quiere contratar un servicio de internet (y telefonía muchas veces), tiene dos opciones; realmente son más, pero las que concentran la mayoría de los usuarios son Movistar y VTR. Entonces, con el mejor ánimo que pueda tener, uno llama a VTR porque Movistar le da mala espina por ser españoles y usureros, y VTR le dice que no puede poner internet en su casa porque djksbgfoasyigfiuweyfsbfvub (suena muy parecido a la profesora de Charlie Brown). Obviamente uno no entiende que puede ser djksbgfoasyigfiuweyfsbfvub, pero sabe que hay algún negociado de por medio. Entonces, no queda otra que ir a Movistar, la empresa menos querida por la gente.

En Movistar le dan la bienvenida y las instrucciones que perfectamente se pueden leer en los letreros. Pacientemente uno espera su turno y cuando lo llaman, el ejecutivo le dice que tiene que contratar el servicio por teléfono, pero ya que se pegó el pique hasta allá, le ofrecen uno de los teléfonos que tienen en la sucursal para que hable con otro ejecutivo. Genial. Una vez hecha la llamada, sale de la oficina con la promesa de una llamada dentro de 15 días hábiles impares y con luna menguante.

Nada hacía sospechar que esa llamada no se haría. Pero así fue: nunca llamaron. Pacientemente hubo que llamar a Movistar otra vez y dijeron que por djksbgfoasyigfiuweyfsbfvub y asdhgiwyebjhbfhdsdawe no se podía poner internet. Y que si jhsabgdiaywgefhz un poco y los planetas se alineaban, quizás podría pasar.

Entonces, ¿qué hacemos ahora? Tenemos dos grandes opciones que tienen las ofertas que los bolsillos necesitan pero cuando ambas fallan, ¿qué le queda a uno? Y peor, ¿por qué todo lo que no es VTR es Movistar y lo que no es Movistar es VTR? ¡Es el negociado de la vida!

Por suerte los presupuestos pueden estirarse y dentro de las opciones buenas en calidad existe Entel. Aún no se concreta el negocio, pero al menos no hubo ni djksbgfoasyigfiuweyfsbfvub, ni asdhgiwyebjhbfhdsdawe, ni tampoco jhsabgdiaywgefhz. Veremos que pasa mañana, porque como dijo Scarlett O’Hara “después de todo, mañana será otro día”.

_____________________________________

Al salir de la sucursal nos dieron ganas de cantar la canción con la que promocionan los productos. Joey Scarbury, “Believe or not”

Advertisements

1 Comment (+add yours?)

  1. catalina
    Apr 21, 2011 @ 08:53:28

    jajajajaja y alguien me puede explicar bajo que politica empresarial este modus operandi beneficia las rentabilidades de las empresas en cuestion???? LA WEA LOL!!!

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: