La masa sin cantera

Hace un par de días, una chica comentó que estaba trabajando junto a otras personas para hacer cambios en el currículum del programa de estudios que ella había cursado – una licenciatura – con miras a profesionalizarlo. Agregó que esta era una tendencia generalizada, que lo que se llevaba era la educación por competencias y que la Universidad de Chile, y en particular la Facultad de Filosofía y Humanidades, se sumarían a este proceso.

Mi rostro adquirió el gesto de alarma tsunami.

La idea sería entregar a los alumnos de los actuales programas de Licenciatura herramientas para que puedan desempeñarse en el mundo laboral tras obtener el grado, lo que en la eventual práctica se  traduciría en la inclusión de ramos de pedagogía, traducción, o cualquier otra área que pudiera aportar aplicabilidad a los contenidos del programa y reportar un empleo al licenciado  manteniendo la posibilidad de la Licenciarse y Titularse. A primera vista, puras maravillas.

Recordé entonces mi primer año en el programa de licenciatura en la Chile y una de las primeras charlas que nos dieron varios  profes: esto es un programa de licenciatura que conduce a la obtención de un grado académico, nosotros NO estamos formando prefesores ni traductores aquí, y aunque eventualmente podrían trabajar en esas áreas en el futuro, ese no es el cometido del programa. En ese tiempo, muchos de mis compañeros eran bastante jóvenes y no tenían muy claro qué querían hacer de sus vidas y consecuentemente ingresaron al programa sin tener mucha idea de lo que es un grado académico o la diferencia entre un programa de licenciatura y una carrera profesional y quedaban medio helados  y aterrados con estos discursos.

Creo que profesionalizar los programas de licenciatura de la Chile va en desmedro del quehacer de la universidad tanto en lo práctico y terrenal como en lo fundamental  y esencial, y creo también que implica un daño a los alumnos de la Chile y a los alumnos de otras casas de estudio.

La Universidad de Chile está, desde los tiempos de la dictadura, en permanente déficit económico. Obtener números azules cuesta un montón y hay facultades que – por razones que podrán discutirse en otra columna – sufren carencia seria de recursos de toda índole, entre ellas la Facultad de Filosofía y Hdes. Profesionalizar los programas de esta Facultad implicaría doble trabajo: mantener por un lado los programas de Licenciatura ya existentes en las mismas (y ojalá mejores) condiciones y además diseñar e implementar los cambios curriculares necesarios que permitan a los alumnos que lo deseen optar por la profesionalización (vía pedagogía, traducción, etc). La pregunta aquí es de dónde sacamos la plata necesaria para la implementación de los programas paralelos de profesionalización: más salas, material de estudio, sueldos de docentes, y un largo etcétera que me da miedo ennumerar. Y entonces la consecuencia lógica es que no hay recursos suficientes para mantener dos programas ( o uno y medio si usted quiere) y que lo más eficiente es olvidarse de la licenciatura y derechamente profesionalizar.

De la conclusión anterior se sigue el daño a los fundamentos de la Chile como institución. La Chile es (la) incubadora de masa crítica, en su misión está estipulado que la universidad está dedicada a la enseñanza superior, investigación, creación y extensión en las ciencias, las humanidades, las artes y las técnicas, al servicio del país en el contexto universal de la cultura. La contribución de la Chile al país es muchísimo más que la formación de los profesionales, la Chile debe producir conocimiento, para eso está pensada. Al profesionalizar la Chile se acota su misión, si la sociedad tiende a la profesionalización ¿quién carajo va a producir conocimiento entonces?.

Mientras se piensa en profesionalizar la Chile, algunas universidades privadas fortalecen sus programas y áreas académicas, lo que me parece muy bien, pero las universidades privadas que están en este proceso tienen un sello que las marca (o al menos las asocia) con ciertos sectores religiosos, políticos y económicos. Es absolutamente necesario para un proyecto de desarrollo integral de país – y no el mero crecimiento económico de sectores que nunca chorrean – que la producción de conocimiento, que la investigación y la academia estén en manos de todos, y en ese sentido la Chile es fundamental.

Uno de los argumentos que se ha esgrimido a favor de la profesionalización de la Chile es que el proceso redundaría en un alza en la calidad de cierto grupo profesional, profesores por ejemplo. Siguiendo este argumento, al convertir a los actuales licenciados de la Chile en profesores se produciría una mejora en la calidad de la enseñanaza escolar dado el rigor con que son formados los licenciados: tendríamos profesores con más dominio de sus respectivas áreas. En este marco cabe preguntarse lo siguiente: si hay en Chile instituciones de educación superior que están dedicadas a la formación de profesionales en general,  y de profesores en particular, ¿por qué no pueden ser intervenidas estas instituciones para mejorar sus estándares y obtener así mejores profesionales?. Pienso en la UMCE (el Peda), ¿por qué no intervenir/fortalecer el Peda por medio de una fuerte inyección de recursos y una rearticulación de sus programas para así obtener los mejores pedagogos de Chile? Le aseguro que sus alumnos lo agradecerían.

¿Cuándo se va a hablar de fortalecer el perfil académico, investigativo y creador de las universidades públicas?

Se está jibarizando a la Chile, se jibariza la cabeza de Chile.

Advertisements

2 Comments (+add yours?)

  1. catalina
    Apr 24, 2011 @ 14:22:56

    es horrible como ya no se quiere que las universidades tradicionales, en particular la chile, sigan generando gente pensante, sino robots que insertar al mercado… en un futuro triste y desolado veo como el concepto de universidad como “generadora del conocimiento sobre el universo” muere y nos quedamos con puros institutos profecionalizantes

    Reply

  2. mashgula
    Apr 24, 2011 @ 15:59:14

    Se dice que se necesitan más profesionales, pero ¿cuántos profesionales hay que no encuentran trabajo en su área? Y si se quiere profesionalizar la licenciatura, ¿de dónde se generará el conocimiento si los profesionales solo producen ($)?

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: