El signo de la Democracia

La semana pasada, el ministro Golborne fue invitado al matinal del 13 y entrevistado por los panelistas. La verdad, llegó un momento en que me dió pena el tipo tratando de defenderse como gato de espaldas ante los cuestionamientos de los conductores y los periodiostas del panel. Se habló de números, de impacto ambiental, de energías alternativas, de acumulación de riquezas, en fin… se habló de todo lo que ha estado dando vueltas – entre mentiras y verdades – en los medios durante las últimas semanas y en las redes sociales durante el último año y medio.

Aún considerando la importancia de los tópicos relacionados directamente con la materialidad del proyecto, lo que más me llamó la atención del discurso del Golborne en el matinal fue la visión del Gobierno (representado en este caso por el señor ministro) sobre la Democracia, visión se vió desplegada en dos temas críticos: la opinión de los ayseninos y del resto de las regiones en torno al proyecto y la pertenencia de clase de los manifestantes contra Hidoyasén.

Me voy a poner el parche antes de la herida aclarando que los dichos del señor Golborne SI representan al gobierno por tres razones fundamentales: primero, Golborne fue al programa en su calidad de ministro y no como ciudadano de a pie; segundo, durante la entrevista se rehusó a dar su opinión personal en torno al proyecto argumentando que, como ministro, no estaba facultado para ello; por último, si el ministro no representara al Gobierno hace rato que habría sido destituído y no “levantado” como figura política.

Teniendo claro entonces que Golborne es un portavoz válido del Gobierno, entremos en materia. Tonka Tomicic consultó al ministro por qué se ignoraba la opinión de los ayseninos en torno al proyecto considerando que las encuestas revelan una mayoría detractora. El ministro entonces retrucó diciendo que él conocía a muchos ayseninos que no sólo aprobaban sino que necesitaban el proyecto por el impulso económico a la región y la baja en las cuentas de la luz. Tonka entonces agregó que las encuestas revelaban no sólo el rechazo de la mayoría de los ayseninos al proyecto sino que esta era una posición nacional: la mayoría de los chilenos no lo ve con buenos ojos. El ministro entonces añadió que no siempre se puede considerar la opinión de las personas en los proyectos porque implicaría hacer plebicitos para todo lo que se hiciera en el país… fue entonces cuando JC Rodríguez (¿o Matamala?) increpó al ministro diciendo que, considerando el revuelo que ha tenido a nivel nacional,  es evidente que no se trata de cualquier proyecto sino de uno que afecta un ícono del territorio: la Patagonia. Y de ahí se armó el enredo entre un Golborne argumentando que no se puede hacer plebicitos para todo y que quién va a decir cuándo va o cuándo no va el plebicito y así. Parecía padre de familia tratando de explicar las razones de adoptar tal o cual medida  sin consultar a los niños… pero los ciudadanos que votamos y que (inexplicablemente) llevamos a su coalición al Gobierno no somos niños y, por otro, lado la ciudadanía tiene el deber de cuestionar la gestión de sus autoridades y de manifestarse cuando las políticas adoptadas no le parecen.

La democracia no se trata de ir una vez cada cuatro años a opinar y entonces librarse de la responsabilidad. Hacer país es más que trabajar como enano para que crezca el PIB (del que nunca vemos ni uno) sino que implica también manifestarse, pararle el carro a nuestros representantes cuando se arrancan con los tarros y dejan de representarnos… en las democracias sanas el poder descansa en las personas, no en los gobernantes. En este marco, los representantes tienen que estar preparados y abiertos a recoger las diferencias y contrapropuestas y no hacer oídos sordos.

Por otra parte, es super pelotudo pensar que la gente quiere hacer plebicito por todo. No hay una avalancha de manifestante en contra de la vacunación contra la influenza o contra el sarampión, ni hordas cuestionando la iniciativa de apoyar la actividad física y el deporte, pero cuando hay tanta gente saliendo EN TODO CHILE a la calle a manifestarse (considerando lo conservadores que somo los chilenos para patalear), el gobierno tiene que escuchar…na’ que hacer el favor de sentarse a dialogar, es un deber de los gobernantes REPRESENTAR a la gente y no ponerles la pata encima.

El segundo punto en el que Golborne dejó entrever la visión del Gobierno en torno a la democracia es que los manifestantes pertenecen a una clase social específica. En su vergonzoso discurso, el ministro afirmó que sólo la gente que tiene resuelto el tema de la plata para pagar la luz se interesaba por los temas medioambientales y que para el resto (para el Chile pobre) el tema no es el impacto ambiental de las represas sino la reducción en las cuentas de la luz que la implementación del proyecto puede traer. De acuerdo al ministro, el Gobierno intenta velar por los más pobres, asegurando el suministro energético que nos permita seguir creciendo al 6% durante los próximos 10 años, generar más empleos, atraer capitales foráneos y bajar la cuenta de la luz, entre otras cosas.

Como sería la cara de raja (perdonando la expresión) de Golborne que hasta Martín Cárcamo hizo el gesto de estar oliendo caca*. Incluso sin ir a las marchas uno puede ver las noticias y darse cuenta que los detractores provienen de diversos sectores de la sociedad y que eso no hace más que enriquecer los argumentos en contra del proyecto: mamás que quieren asegurar a sus hijos un lugar bonito para ir de vacaciones, estudiantes que entienden que inundar 5000 hà no puede menos que trastornar el ecosistema irremediablemente, agricultores que no pueden creer que les cedieran a privados el 100% de derechos de agua, ingenieros que aseguran calculadora en mano que el proyecto no es rentable, gringos que les gusta Chile y su geografía, abogados que ven en todos esto un quiebre a la institucionalidad y el fomento al monopolio, intelectuales que temen que Chile sea marcado en su cuerpo nación por la cicatriz de las torres que llevaran los cables (el tendido más extenso del mundo), ambientalistas, sociólogos, computines, artistas, obreros, ciclistas… desde Decanos de Universidades hasta caseras de la Feria.

Obviamente el discurso de Golborne y del Gobierno es mantener esta cuestión como la pataleta de algunos que juega en contra de la intención de ellos de favorecer a “una inmensa mayoría de chilenos”.  Pero es evidente el rechazo transversal no sólo a Hidroaysén sino que a las políticas cortoplacistas, impositivas, invasivas, unilaterales y poco transparentes.

Estamos ante gobernantes paranoicos que no tienen empacho en sentirse con derecho a regular la vida privada de las personas (qué hacen en la cama y cómo lo hacen, si visten o no con propiedad) pero que es sordo a las manifestaciones masivas de rechazo a un proyecto que afectará el territorio que compartimos todos.

Un daño tan profundo sólo puede despertar el rechazo de muchos, ya pasó la hora en que nadie podía decir nada porque teníamos la metralleta en el culo… si el gobierno quiere hacerse el sordo y sacar a los tortugas (FFEE) a la calle están dando (otro) puntapié a la dignidad de las personas.
Todos podemos opinar, todos valemos los mismo, es el signo de la Democracia, y no es un signo peso.

————————————————————————

* la expresión la tomé prestada de Jaime Coloma quien la usó para decribir el gesto que articula el rostro cuando nos enfrentamos a situación que, por absurda o incómoda , nos descoloca profundamente.

Advertisements

1 Comment (+add yours?)

  1. paz
    May 17, 2011 @ 15:25:17

    DE LA MATERNIDAD, LA FAMILIA, HIDROAYSÉN Y THE ROAD
    Todo lo que pasa a nuestro alrededor me hace pensar si me dan ganas o no de traer un niño a este mundo; pienso en Hidroaysén y el cagaso, el real y el mediático donde un ministro es capaz de hablar de “dos chiles”, cosa que uno cree que, aunque indigna, es un “decir”, pero que un ministro de estado los haga aparecer a propósito de esta discusión es aún más indigno, es muy tonto pensar que esto le importa a nivel ambiental sólo a los que vivien en el otro chile y a la vieja de la esquina “de plaza italia para abajo” le importa más la cuenta de la luz. También pienso en lo carerraja que es la gente, en lo plana que es, en lo violenta, agresiva, bestia, egoísta, etc.
    Igual pienso que tal vez el mundo se lo hace uno, pero me he dado cuenta que con A. y los niños vivimos encerrados en un maraviloso mundo sólo nuestro, desde el cual de alguna forma odiamos al resto; tampoco sé si se debe vivir así, sabiendo que sólo tenemos cobijo cuando estamos juntos con nuestra familia, que todo el resto de la gente es una basura y que están transformando hasta el planeta en pura basura, que la devastación es a todo nivel y empieza en la cabeza.
    No sé qué voy a hacer cuando tenga que mostrarles el mundo a los niños.
    Ellos viven en sus fantasías y sus juegos, S. con sus monstruos y mares abisales y V. con sus muñequitas y caballitos…¿Qué va a pasar cuando salgan de ahí? ¿Qué les vamos a decir? Como sea los va a pillar desprevenidos. Cuando alguien por primera vez los dañe (un compañerito o quien sea), cuando ya no sea sólo la basura botada en la calle (por la cual ellos reclaman) sino el mundo entero destruido por el egoísmo y el dinero…
    ¿Qué les voy a decir? ¿cómo van a refugiarse de nuevo en sus fantasías? ¿Cómo hacer para que entonces no salgan de ahí, de ese mundo mágico que los protege? Quizás cuando ellos crezcan no va a haber un mar abisal para explorar ni caballitos a quienes cuidar. Sólo va a haber una urgencia.
    Cuando vi la película “The Road” me angustié mucho. Más que nada porque no es una película fantástica, es una película terrible que nos muestra un futuro cercano, que nos habla de una manera muy cruda acerca de la naturaleza humana. Casi me arrepentí de escribir la palabra “naturaleza”, parece que a muchos se les olvidó que venimos de ella, que somos parte de ella y que nos debemos a ella.
    Y nuestro amigo Golborne se fue de vacaciones a Miami con cero preocupaciones.

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: