Naturalmente hablando

Y así nos hacen creer que las cosas SON de una manera.

1) Usted se enamora, perdidamente. Usted es afortunado, le corresponden y pronto deciden, usted y esa persona especial, armar una relación estable. Se aman y se respetan y es claro que desean, usted y su amad@, armar un proyecto juntos y establecer líneas para un futuro compartido. Y quieren hacerlo como cualquier otro hijo de vecino chileno, casándose. Pero resulta que no es tan sencillo porque usted y la persona que ama llevan escritos en su cédula de identidad, bajo la palabra SEXO, la misma letra: ambas son F, ambos son M.  Y no pues, no ve que Dios los creó hombre y mujer por algo, que es el pecado nefando dice la Biblia,  y por último es antinatural.

Es contranatura.

2) Usted conoce a un niño (vecin@, sobrin@, ahijad@, primo, incluso su propio hij@) tremendamente inteligente. El chiquillo o la niña es brillante, rapidísim@, creativo@ y todas las maravillas derivadas de la sinapsis eficiente. Y usted piensa que este ser podría llegar muy lejos, a cualquier parte, donde quisiera. Y resulta que no hay mucha plata en la casa, que sólo l@ pueden mandar a un colegio público donde los estándares no son tan buenos o quizás enviarl@ a un liceo de alto rendimiento, pero habría que pagar transporte porque tiene recién once años y el mentado liceo queda a hora y media en micro. Y usted, en un arrebato de idealismo piensa que la educación de calidad debería ser gratuita para que todos tuvieran acceso. Niños brillantes y niños no tan brillantes. Niños ricos y niños pobres como el suyo. No pues, ¿no ve que nada es gratis en la vida? o como dijo nuestro presidente – ocupando una figura  que no aplica  –

Todo se paga en la vida.

3) Usted  puede darse el lujo de veranear en el sur  o en el norte de Chile gracias a una parentela que tiene por allá (usted mismo o el mejor amigo, o el amigo del amigo) y se ha dado cuenta de la belleza del lugar, de la cantidad de seres vivos (humanos incluídos) que subsisten gracias al equilibrio del ecosistema. Usted piensa que lugares como esos deberían protegerse por respeto a los que allí viven, a los que vendrán, o porque quizás  se encuentre allí, escondida en un hongo o en un alga, la cura para el cáncer. Pero no pues, ¿no ve que nos falta energía y necesitamos centrales hidro y termo eléctricas, minas de carbón y cableados kilométricos?, ¿no ve que se vienen los apagones?

No hay plata para costear energías limpias

4) No crea ninguna de las patrañas esas. No hay tal cosa como la ley natural de hombre y mujer, la inevitabilidad del mercado educacional o los costos estratosféricos de las energías limpias. Las cosas cuestan caras o baratas, son o no aceptables dependiendo del objetivo que nos tracemos como nación. Si queremos un país tolerante, que trate a sus todos sus ciudadanos dignamente, es absurdo que existan dos maneras de casarse, educación para ricos y otra para pobres, regiones contaminadas y otras devorando energía.

Que no le cuenten cuentos. Este no es el país que nos tocó, es el país que construimos…o deconstruimos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: