“No es lo mismo”

La sociedad chilena (y en especial la santiaguina) tiene fama de clasista. Acá todo se mide en cuanto a los apellidos que uno tiene o cuántos bienes de consumo uno puede adquirir; dónde vive, a dónde va de vacaciones y hasta qué mascota tiene. Así, nos dividimos en ciudadanos de primera y segunda clase.

Por triste y arcaico que parezca, en este país no somos todos iguales ante la ley ni ante los ojos de la sociedad. Tiempo atrás el ministro Hinzpeter dijo que “no es lo mismo” y de manera lamentable lo comprobamos este comienzo de año cuando murieron 7 brigadistas en Carahue y solo tuvieron duelo regional y de un día. ¿Recuerda, Sr. Lector, la tragedia de Juan Fernández? En ese entonces fueron 21 los muertos y tuvimos 2 días de duelo nacional, pero no necesariamente porque fueran 21 seres humanos sino porque entre esos 21 habían al menos 2 que pertenecían a la primera clase de ciudadanos. Triste realidad, pero así no más es la cosa.

Pero no solo con los honores hacia los muertos se ve así esto, sino que también con el (mal)trato que reciben quienes se encargan de recoger y limpiar las inmundicias de sus patrones: las nanas. No basta con obligarlas a usar un uniforme mientras estén en horario de trabajo, sino que además han habido casos (y dudo que sean aislados) de discriminación directa hacia ellas. Uno fue el del instructivo del Club de Golf Brisas de Chicureo y ahora están el de un condominio, también en Chicureo, donde les prohíben caminar por el recinto, sin mencionar el caso de la nana que fue sacada de una piscina donde cuidaba a unos niños porque a una de las personas que ahí vive le molestaba que esta persona estuviera en la piscina simplemente por ser una nana. Si una profesora o una abogada hubiera estado sentada en la orilla de la piscina, ¿le habrían dicho que se fuera?  Lo dudo.

“No es lo mismo”. Y no, no es lo mismo una persona con un apellido rimbombante y un iPhone o un iPad, que una persona con un apellido castellano y/o (¡horror!) mapuche y un celular cualquiera. No es lo mismo pasear un Beagle que pasear un quiltro. No es lo mismo ir de vacaciones a Zapallar o el extranjero que ir al Quisco. No es lo mismo ser un ciudadano de primera clase que uno de segunda. Simplemente, “no es lo mismo”.

Advertisements

1 Comment (+add yours?)

  1. Catalina Reyes
    Jan 12, 2012 @ 10:15:46

    Y la idea de que “no sea lo mismo” es demasiado asquerosa… que decir del asunto de Chicureo, que tipo de razonamiento enfermizo puede llevarte a que la presencia de una persona que no conoces “te moleste”, peor aun si ese razonamiento esta basado solamente en que pertenece a una clase social distinta… mejor preocupate de tu vecino rico que esta al lado tuyo mirando a tus hijos con cara de hambre… ah! pero probablemente no importa: si es “de los nuestros” esta bien.

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: